Cambio de planes

Sus planes cambiaron de un día para otro, de repente su mundo se desmoronó, pudo ver que a veces los planes no salen como estaba previsto. Entró en bucle, su cabeza daba mil vueltas por minuto, su piel se erizaba al ver lo que le deparaba el futuro más inmediato.

De repente solo veía oscuridad, por mas que buscaba no encontraba un ápice de luz. Tendría que vivir con aquello el tiempo que le quedaba. Ya nada volvería a ser como antes. Miró a su alrededor buscando alguna cara conocida, nadie había ido a verlo, nadie se había interesado por su estado, ni por lo ocurrido. Jamás se había sentido tan solo a pesar de estar rodeado de tanta gente.

Con el tiempo terminó aceptando su nueva condición, decidió dejar de aferrarse a los recuerdos del pasado para mirar al presente con optimismo, dejó de pensar en el futuro porque aquella tarde se dio cuenta de que quizás jamás llegaría a producirse.

La vida le había dado una dura lección. En el fondo no podía reprocharle nada, se había burlado de ella tantas veces que al final no le quedó más remedio que actuar, abrirle los ojos de la manera más cruel.

Aprendió a caminar de nuevo, pero lo hizo de manera diferente, desde una silla de ruedas, la misma que se convirtió en su compañera de viaje. Dejó de estar enfadado con el mundo, de culpar a lo que le rodeaba, de lamentarse por su mala suerte. Hizo examen de conciencia y aunque le costó, terminó aceptando que era el único responsable de todo, que había tentado a la suerte en numerosas ocasiones, había conseguido esquivar la muerte una vez más aunque en esta ocasión nada volvería ser como siempre.

Pudo verificar lo fácil que era irse de este mundo, fue entonces cuando descubrió lo poco que le importaba al mundo, lo solo que estaba. Hasta entonces no había necesitado nada de nadie, era tan orgulloso, había tratado a la gente con la punta del pie, el mismo que ahora no podía ni tan siquiera apoyar en el suelo. Caprichos del destino.

Su nueva situación le hizo valorarlo todo de manera diferente, como la importancia de los instantes o el simple hecho de abrir los ojos cada mañana de nuevo. Mirar el camino con la luz de las estrellas como única compañía o pararse durante un largo rato a respirar el aire salino a pie de playa.

Disfrutar de los pequeños regalos que a diario nos entrega la vida pero que la mayoría de las veces ni siquiera somos conscientes de que están ahí hasta que un día de repente todo cambia, en ese momento echamos la vista atrás y nos lamentamos por todo lo que hemos dejado perder sin prestarle la atención que merece.

A veces la vida decide darnos una lección cambiando nuestra suerte de repente, en otras ocasiones está tan cansada que deja de darnos oportunidades para siempre.

Sandra Raya Porcel

#Unavidaporerroroundestinosincorazon

 

 

2 comentarios en “Cambio de planes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s