Monotonía

Salió de madrugada, sin hacer ruido, dejó la nota sobre la mesa y se marchó para siempre. Necesitaba huir, dejar atrás el presente para comenzar su propio futuro, empezar de nuevo a su manera, dejar de depender de la persona que tenía al lado, apartar los dichosos miedos, afrontarlos, plantarles cara y dejarlos atrás de un portazo. Fue cobarde por marcharse sin dar explicaciones dejando tan solo unas líneas escritas a modo de despedida sin nada más que añadir. Escribió lo que sentía sin andarse con rodeos, dejándolo todo muy claro, cerrando aquella etapa de su vida para siempre.

Aquella huida no fue fruto de un calentón, lo pensó en numerosas ocasiones, llevaba mucho tiempo planeándolo, cada vez que aquella rutina comenzaba a asfixiarle, cada instante en el que su vida dejaba de tener sentido, cada vez que necesitaba encerrarse para poder respirar, reflexionar y entender que estaba ocurriendo.

Lo meditó despacio, no quería precipitarse, sabía que una vez dado el paso no había vuelta atrás, él jamás la perdonaría ni se molestaría ni tan siquiera en tratar de entenderla o escuchar lo que tenía que decirle, su orgullo estaba por encima al igual que las dichosas apariencias. Por ese motivo lo hizo cuando más segura se sentía. Era consciente de que su decisión le haría daño, lo dejaría hecho polvo pero al final sería cuestión de tiempo, terminaría por recuperarse y continuar con su vida, conocería a otra persona y volvería a empezar. Eran demasiado jóvenes.

Sabía que no lo había hecho bien, tendría que haber se lo dicho a la cara,  después de tanto tiempo se lo debía pero no fue capaz, sabía que si lo miraba no sería capaz de irse, a pesar de todo lo seguía queriendo, lo amaba incluso más que el primer día pero se habría negado a acompañarla, lo conocía muy bien y sabía que esa posibilidad no existía. Él necesitaba aquella estabilidad, aquel maldito orden, hacer las cosas una vez planeadas, era incapaz de improvisar, no lo había hecho nunca, le agobiaba hacer algo sin haber sido previamente preparado. Resultaba tan aburrido que terminó por cansarse. Eran tan diferentes… ella lo sabía pero pensaba que el amor lo podría todo, que se acostumbraría a vivir así siempre que estuviera a su lado. Que equivocada estaba, con el tiempo descubrió que aquel sentimiento no era suficiente para alcanzar su propia felicidad.

Sandra Raya Porcel

#Unavidaporerroroundestinosincorazon

 

 

Un comentario en “Monotonía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s