Vida

Nació de madrugada, después de un largo día de contracciones. Llegó cargado de vida, con un llanto que demostraba las ganas que tenía de nacer. Sus ojos observaban curiosos a su alrededor, su gesto delataba el ser tan especial que era. Dibujó una leve sonrisa al ver la cara de mamá después de tanto tiempo escuchando su voz, por fin estaba a su lado, podía sentir su olor, el latido de su corazón, el calor de sus brazos que le hacía sentirse tan seguro y relajado. La miraba fijamente, jamás imaginó que se pudiera decir tanto sin ni tan siquiera abrir la boca.

Era un niño tan deseado. Llevaban nueve meses esperándolo, imaginando como sería aquel momento, deseando que todo saliera bien y tras algún contratiempo de última hora por fin estaba con ellos. Aquel pequeño superaba cualquier expectativa.

Y es que cuando una personita así llega a tu vida todo cambia por completo. Nace un amor tan intenso, tan difícil de expresar con palabras, tan incondicional y especial. Un amor que nada ni nadie conseguirá romper jamás.

Sandra Raya Porcel

#Unavidaporerroroundestinosincorazon

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s