Problemas de la edad

Llegó a casa de madrugada, entró sin hacer ruido, estaba todo a oscuras, iluminada tan solo por las luces que entraban de las farolas que alumbraban la calle.

Entró en su habitación y se tumbó en la cama, aún estaba un poco mareado. Había bebido más de lo habitual.  Se quedó dormido al momento.

Su madre se despertó sobresaltada, no le había odio llegar, estuvo esperándolo hasta la madrugada pero al final terminó acostándose, apenas pudo conciliar el sueño, estaba muy preocupada. Últimamente el joven estaba raro, había llegado bebido en varias ocasiones y su actitud no era la de siempre. estaba siempre de malhumor, hablaban lo justo.

Se asomó al dormitorio con mucho cuidado, respiró tranquila al verle tumbado en la cama. No presentaba buen aspecto. ni tan siquiera se había quitado la ropa. Decidió sentarse a hablar con él. Lo dejaría dormir, a la mañana siguiente se sentaría a su lado y trataría de averiguar lo que estaba sucediendo.

El alba llegó como siempre, los primeros rayos de sol comenzaron a iluminar la estancia. Se levantó para dirigirse a la cocina a preparar un poco de café. No había conseguido pegar ojo. Estaba tan preocupada, tan sola, su hijo se había hecho mayor, no sabía en que momento paso el tiempo tan rápido.  Aquel chico dulce y atento se había convertido en un atractivo joven que tan solo se preocupaba por su aspecto, por conseguir dinero para pasar el día y la noche de fiesta.

Esperó paciente sentada en una silla con la miraba pérdida. No sabía muy bien como empezar ni como reaccionaría el muchacho. Lo único que tenía claro es que no lo dejaría marchar hasta que le aclarase lo que estaba sucediendo.

Era casi medio día cuando su hijo apareció por la puerta del salón.

Se sentó junto a su madre, hablaron durante horas, por fin consiguió contarle todo lo que ocurría, el problema que tenía y la necesidad de salir de el. Había tocado fondo. Por primera vez en mucho tiempo miró a su madre a los ojos, suplicó su ayuda. El camino que les quedaba por delante no sería sencillo pero juntos seguro que conseguirían salir de aquello. Siempre habían conseguido luchar contra las adversidades y ahora no iba a ser diferente.

Sandra Raya Porcel

#Unavidaporerroroundestinosincorazon

 

Un comentario en “Problemas de la edad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s