Viaje sin regreso

Siempre quiso volar, explorar, conocer nuevos mundos, salir de este planeta en el que parecía estar encerrado. Por ello se esforzó, pasó parte de su vida estudiando, preparándose para ser el mejor. Para alejarse de este mundo para siempre.

Él era diferente, jamás se sintió humano, no podía entender el por qué de tanta maldad, se negaba a pertenecer a una raza en la que la vida carecía de valor. En la que el egocentrismo, la soberbia y el poder comenzaban a dominarlo todo. Jamás entendió esa actitud, jamás quiso pertenecer a ese grupo llamado personas.

La primera vez que se montó en aquel aparato que lo llevaría directo a la luna no podía estar más emocionado.  Por fin su sueño se hacía realidad, por fin se liberaría de aquella sensación que le acompañaba desde siempre, por fin abandonaría la Tierra. Formaba parte de la expedición que pasaría casi un año en aquel lejano astro.

Cuando  pudo soltar el cinturón que le amarraba al asiento una agradable sensación de libertad comenzó a impregnar todo su ser, había soñado con aquel momento millones de veces pero el resultado lo superaba con creces.

Por fin se reconocía, al fin se encontraba consigo mismo, estaba donde quería estar,  no tenía intención de volver porque el mejor que nadie sabía que su sitio estaba lejos de este planeta.

Sandra Raya Porcel

#Unavidaporerroroundestinosincorazon

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s