Amor incondicional

Estaba tumbada en el sofá cuando comenzó a sentirse mal. Espero algunos minutos a ver si el dolor cesaba pero cada vez era más intenso. Había llegado el momento.

Comenzó a ponerse nerviosa, llevaba tanto tiempo soñando con aquel instante, lo había imaginado de mil maneras diferentes. De nuevo un fuerte dolor la hizo tambalearse, decidió no levantarse hasta que aquello hubiese cesado.

Cogió el móvil aviso a su pareja y espero paciente a que llegase. Lo tenía todo preparado para ir directamente al hospital

Tras un largo día de contracciones por fin el ansiado bebé llegaba al mundo. Jamás había tenido una sensación tan maravillosa, su corazón latía a mil hora, las lágrimas caían sin control, era incapaz de expresar con palabras el sentimiento que despertó en su interior en el mismo instante que escuchó el llanto de aquella nueva vida que no había hecho más que comenzar…

Sandra Raya Porcel

#Unavidaporerroroundestinosincorazon

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s