Un nuevo amanecer I

Se repuso de aquel susto y continuó su camino haciendo caso omiso a aquel hombre que se ofreció a ayudarla cuando la vio caer al suelo.

Apesadumbrada por la situación que acababa de vivir decidió entrar en una cafetería a tomar una tila para calmarse. Cuando el camarero se acercó a tomarle nota su voz aún temblorosa pidió su infusión con la mirada fija en el suelo.

Minutos después estaba degustando aquella humeante bebida. Tras un largo trago que le quemó la garganta comenzó a relajarse un poco. Aún le invadía la vergüenza por aquel desafortunado traspié.

Miró a su alrededor , a pesar de estar rodeada de gente se sentía tan sola, miraba con cierta envidia a aquellas familias que degustaban un delicioso desayuno entre conversaciones y alguna que otra carcajada. Aquellos padres que animaban a sus hijos a terminar de comerse la tostada, la pareja de ancianos que se miraban con ese amor incondicional que se juraron años atrás. La inocencia de los chiquillos peleándose por el color de la pajita con la que se bebían un buen vaso de leche con cola cao.

Pagó la cuenta y se marchó, decidió pasear por la calle principal donde el ajetreo de la gente la mantendrían distraída al menos hasta la hora del almuerzo, momento en el que volvería a enfrentarse a aquella terrible soledad con el silencio como única compañía.

Sandra Raya Porcel

#Unavidaporerroroundestinosincorazon

2 comentarios en “Un nuevo amanecer I

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s