Invierno VI

Y así Ambar descubrió lo frágil que puede llegar a ser la vida. Lo sencillo que era dejar de estar, marcharse tal y como llegó, sin nada más que su espíritu libre y puro. Volvió a apreciar las pequeñas cosas de su día a día, de su rutina.

 

Sandra Raya Porcel

#Unavidaporerroroundestinosincorazon

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s